Buscar
  • asesorautor

Una Sgae "inmunodeprimida"...

Peculiaridad del ignorante es responder antes de oír, negar antes de comprender, y afirmar sin saber de qué se trata.

(Miguel de Cervantes Saavedra)

Vivimos tiempos difíciles a causa de una pandemia que nos mantiene encerrados, aislados y parados, sabedores de que, una vez superada la fase clínica de la cuestión, tendremos que enfrentarnos a sus consecuencias económicas, que no serán menores y que anuncian una dura travesía para todos.

Esto no es algo que afecte únicamente a los autores, naturalmente, ya que hablamos de una "tragedia nacional" que anuncia malos tiempos para todos.

Pero no es menos cierto que el colectivo autoral y con él todo el "conexo" (lease artistas, intérpretes y, en general, todos aquellos que rodean a la actividad cultural) es uno de los más afectados por un parón desolador y la perspectiva de una lenta recuperación, que dejará muchos proyectos por el camino y tirará mucho esfuerzo a la basura.

Por todo ello, es importante para los autores saber qué planes tienen Pilar Jurado y su Junta Directiva respecto de las imprescindibles políticas asistenciales que el colectivo va a requerir para afrontar esta crisis, más allá de discursos afectados y lacrimógenos, o afanes de protagonismo de una presidenta muy dada a la teatralidad y al exhibicionismo emocional e institucional (no me atrevería a añadir intelectual).

En esta última semana se han reunido (de forma telemática), tanto la Junta Directiva, como el Consejo de Dirección, por lo que ya podemos conocer las primeras medidas tomadas, en el escenario descrito, por parte de la cúpula de Sgae (al margen de las ofertas de Pilar Jurado al Presidente del Gobierno para ayudarle a articular medidas ante esta crisis y su generoso ofrecimiento a los socios para asistirlos y asesorarlos de cara a solicitar ayudas públicas, dado que las de Sgae, parece ser, ya están asignadas a algunos consejeros y recibidas por estos, sin el menor pudor).


Algunos socios (todavía confiados y algo ajenos a la realidad) me comentaban que, entre estas medidas, podrían estar la renuncia a las dietas de los consejeros (más aún dado que se reúnen telemáticamente, desde sus casas), la bajada temporal de sueldos a los altos cargos (empezando por la emotiva presidenta, que tan mal lo esta pasando por "aquellos que luchan en primera línea contra este virus y por todos los que sufren" en estos tiempos de penuria), sumando todo ello a esos 10M€ que la asamblea entregó a la administración, para constituir una bolsa solidaria que permita una política asistencial muy necesaria en estos momentos.

Inma Serrano, vicepresidenta de PD

Pero mucho me temo que nada de esto ha formado parte del orden del día de dichas reuniones. Yo diría que todo lo contrario. Las primeras decisiones de Pilar Jurado y su Junta Directiva han estado, más bien, dirigidas a asegurar la tranquilidad de algunos consejeros y directivos de la entidad. La vicepresidenta de Pequeño Derecho, Inma Serrano, se ha ocupado muy mucho de ello.


Y es que las primeras decisiones han sido:


1- Aprobar unos "anticipos excepcionales" (nunca mejor dicho, por irregulares) a miembros del propio consejo, permitiendo (menudo debut del nuevo Secretario General) votar sus propios anticipos a aquellos consejeros a los que la comisión deontológica señaló como incursos en un conflicto de interés, todo ello aprovechando la circunstancia extraordinaria de un estado de alarma que ayuda a difuminar tropelías de este género. La propia Inma Serrano comunicaba a su colegio que, ante la "ambigüedad" del ministerio (a cuya autorización se sometieron los anticipos excepcionales mencionados) "desde el Consejo de Dirección se ha tomado la decisión de volver a contemplar dichos préstamos recuperando la toma de decisión, con el consiguiente desbloqueo de los mismos" (algo insólito y que tendrá, sin duda, consecuencias).

Hablando en plata, que se han pasado al Ministerio por el forro y se han repartido el dinero con dos cojones...

Sería bueno que, en estos momentos en que los socios han visto muy mermadas sus liquidaciones por una penosa gestión y que las verán más mermadas aún por la actual crisis y la debilidad de la Sgae para afrontarla (con un equipo improvisado y sin experiencia alguna en la entidad), la vicepresidenta, Inma Serrano, les informase de las cantidades que ella y otros consejeros se han auto concedido, saltándose a la comisión deontológica, ninguneando al Ministerio y amparándose en la imposible ejecución provisional de una sentencia.

Lo que está claro es que la prioridad de Inma Serrano y su grupo no son los socios a los que representan, sino sus propios intereses, aprovechando sus cargos para beneficiarse.

Todo ello con la complicidad de Pilar Jurado, que necesita de sus votos para mantener su poltrona y seguir jugando a "Reina por un día" con nuestro dinero.


2- Pero la "generosidad" de los consejeros no se detuvo ahí. Además de intentar justificar este "auto aguinaldo", la vicepresidenta, Inma Serrano, explicó con todo detalle otra decisión del Consejo de Dirección, tomada hoy mismo, jueves 2 de abril. En medio de la penuria de los socios (y de la sociedad en general), la vicepresidenta apelaba a la necesaria gratitud para quien, parece ser, tanto ha contribuido a la consecucion de esa inconcebible dádiva, para justificar la creación, a medida del sujeto, de un puesto innecesario (una subdirección general), y pagar así su apoyo incondicional a los intereses de Serrano y compañía (ya se creó una vez, hace unos años, en tiempos de Acosta, a medida de Janine Lorente, con nuestro voto en contra, aunque entonces tenía cierta explicación y se trataba de un puesto provisional a la espera de la inminente jubilación del director general en ese momento, Enrique Gomez Piñeiro, al que Janine Lorente debería sustituir previsiblemente. El puesto desapareció con su salida de Sgae, tras el nombramiento, finalmente, como director general, de Luis Felipe Palacios).

Hoy, el Consejo de Dirección ha nombrado un Subdirector General, a consecuencia de esa gratitud y en beneficio de Clifton Williams, que, no solo obtiene un aumento de sueldo en estos tiempos de tribulación, sino que es beneficiado, además, con un blindaje que lo proteja de cualquier contingencia, ya lo ven.


¡Un hombre afortunado, oiga, con la que está cayendo!


Hoy, ya lo ven, ser socio de Sgae, no te garantiza nada. Es mucho más importante ser vicepresidenta o consejero, o bien, un directivo sensible a los intereses particulares de aquellos.

El señor Clifton Williams, llueva o truene, merced a ese "blindaje" (solo esta Sgae "kafkiana"de Pilar Jurado blindaría a un empleado sin capacitación específica, y muy prescindible, en las actuales circunstancias), aprobado hoy por el Consejo de Dirección, tiene garantizados los 125.000€ que, con tan obsequiosa gratitud, le han premiado Pilar Jurado, Inma Serrano y algunos consejeros de Sgae, cuyos socios, que son los que pagarán la factura, seguirán encerrados en sus casas a la espera de tiempos mejores.


Y estas han sido las medidas de la cúpula de Sgae para afrontar esta crisis, ya lo ven.

Todo ello en un escenario paupérrimo, una situación espeluznante y la previsión de una caída de 75M€ en la recaudación para el ejercicio de 2020 (y eso presupuestado antes del coronavirus, que, con la que va a caer y en manos de la gestión actual, pudiera ser hasta un pronóstico optimista).

Algunos consejeros y el mencionado Williams ya se han asegurado los garbanzos, eso ya lo hemos visto, pero si algo está claro es que la actual Sgae está en un inquietante "grupo de riesgo" para afrontar esta crisis, como es el de las empresas sin músculo financiero, que operarán en un mercado contraído, sin plan ninguno para afrontar su futuro.


Ante la "pandemia económica" que se avecina, la Sgae es hoy víctima de una gestión calamitosa, sometida a intereses particulares, en manos de una cúpula escasamente capacitada para el embate, lo que la convierte en una entidad "inmunodeprimida", de la que los socios, si nada cambia, podremos esperar muy poco (más allá de que vuelvan a pedirnos dinero para tapar agujeros y esta vez, mucho me temo, no bastará con 10M€).



José Miguel Fernández Sastrón

(jueves 2 de abril de 2020)